Ruta del Agua en Chelva

El agua es el tesoro de Chelva. A lo largo del término municipal podemos disfrutar de las aguas cristalinas del río de Chelva con un tranquilo paseo por LA RUTA DEL AGUA, así como de numerosos manantiales, fuentes y lavaderos. Las fuentes han sido lugar de reunión de los habitantes del pueblo. Allí se acudía a recoger agua con los cántaros y botijos; también bebían en los abrevaderos las caballerías al iniciar y terminar la jornada.

Fuentes de manantial, como la Gitana, la José Manteca y la red de Ollerías; otras de red, ornamentales, situadas en la Plaza Mayor y en la plaza del Arrabal; y otras muchas que refrescan al visitante durante el recorrido por los barrios históricos. En Chelva se conservan siete lavaderos: el Górgol, la Peirería, el Embaraniz, el Querefil, el Baño y dos en el barrio del Arrabal, puntos de encuentro donde las mujeres realizaban la colada.

Estos lugares servían, a su vez, como puntos de reunión donde se comentaban los acontecimientos de la vida cotidiana del pueblo. A lo largo de esta ruta podemos apreciar el complejo sistema de regadío de la huerta histórica declarada Bien de Interés Cultural, también nos encontramos con restos de molinería hidráulica. La ruta del agua es un itinerario turístico de trazado circular, que combina naturaleza y cultura en un agradable paseo de aproximadamente tres horas de duración con áreas de descanso.